Posted by: Pepita De Ternera | February 24, 2013

Estefanía Grimaldi, una tarde en el circo

Estrenamos la sección “la tv movie alemana de los sábados” con una historia que se merece, no ya una tv movie. Qué va. Se merece una mini serie. De ésas que ponen en tele5 varios fines de semana seguidos y que suele ser una coproducción paneuropea con Isabella Rossellini, Max Von Sydow o cualquier otra estrella en horas bajas y muchos gastos a fin de mes.

La historia de Estefanía de Mónaco empieza en plan cuento de hadas. Madre estrella de Hollywood, padre principe heredero, reino pequeño y coqueto… Estefanía, quizá por la misteriosa muerte de su madre en accidente de coche (las malas lenguas dicen que conducía Estefanía) se pone en plan rebelde desde bien pequeña. Le podría haber dado por las drogas. Le podría haber dado por el alcohol. Pero a ella le dio por los hombres. La moza resultó ser un poco putón, quiero decir algo ligera de cascos, o quizá un poco fresca o, como diría el Hola, una enamorada del amor. Estefanía buscaba el amor con unos y otros, y nada oyes, que el amor se resistía. Entre romance y romance (Paul Belmondo, Anthony Delon, Rob Lowe…) por eso de hacer algo con su vida hasta sacó un disco y todo. Ochentero como él solo, con hombreras, pelo engominado patrás, pantalones de cuero, bañadores de talle alto…

Estefanía cantaba a lo cantautora francesa, susurrando más que entonando. Vamos, que en el singstar no hubiera llegado a la rayita. Pero no le fue mal. Hizo gira y todo. Y en la gira, y aunque estaba prometida a un tal Jean Yves Lefur, conoce a un guardaespaldas que le hace tilín. Aquí “conocer” va en sentido bíblico. Vamos, que se lo zumbó. Y varias veces, porque Estefanía se quedó embarazada y, deprisa y corriendo, se casó. Con el guardaespaldas, no con Jean Yves Lefur.

El guardaespaldas en cuestión se llamaba Daniel Ducruet y Estefanía, chica, qué quieres que te diga, no era ni la mitad de guapo que Anthony Delon. Daniel Ducruet pertenece a ese selecto grupo de seductores ridículos, como Muñoz Escassi o Pipi Estrada, esos que solo se te ocurre un motivo (sí, ése que estáis pensando) para explicar su éxito.

En el principado y en la redacción del Hola estaban que no se lo creían, ¡Estefanía había sentado la cabeza! Por fin hacía todas esas cosas que se esperan de una princesa (inaugurar exposiciones, ir a saraos…), criaba a sus churumbeles y no daba de qué hablar. Eso, Estefanía. Daniel Ducruet, no. Y, en un giro que debían copiar todos los guionistas de culebrón del mundo, Ducruet le pone los cuernos a Estefanía con una cabaretera. Y no solo le pone los cuernos. Es que además se entera todo el mundo. Y no sólo se entera todo el mundo. Es que además hay fotos. Copando la portada del Interviú, Ducruet le pone los cuernos a Estefanía y de paso practica unas cuantas posturas distintas del kamasutra.

Escandalazo.

Y mira que Ducruet pidió perdón y salió en el Hola poniendo ojitos y todo:

Hola Daniel Ducruet

Pero ni por esas. Que una cosa es que te pongan los cuernos y otra que salga la secuencia de hechos (ahora en la piscina, ahora en la ducha, en la hamaca) a todo color en el Interviú.

Estefanía, rebelde y cabezota, tras divorciarse de Ducruet va y vuelve a enrollarse con otro guardaespaldas. Y vuelve a quedarse embarazada. Esta vez no se casa, y se jura a sí misma que no más guardaespaldas. Mejor artistas de circo. Y durante un tiempo vive en una caravana junto a un domador de elefantes. Rompen y Estefanía se casa con un acróbata portugués. Se divorcian en 9 meses, que si tardan un poco más fijo que Estefanía vuelve a quedarse embarazada.

Mientras tanto, Daniel Ducruet saca una canción, que podéis escuchar aquí, si no tenéis algo más importante que hacer, tipo planchar, ordenar el armario de verano o cocinar un bizcocho.

¿Merece o no merece esta historia de cuernos, circo, guardaespaldas y música espantosa ser adaptada a la pequeña pantalla?

Y tenemos varias opciones para interpretar a Estefanía:

separadas al nacer estefania y elizabeth macgovern

Ésta es Elizabeth Mac Govern, la madre de “Downton Abbey”, cuando era una pipiola a principios de los 80. Pero también Brooke Shields, unos años después de “El lago azul”, se daba un aire a Estefanía:

separadas al nacer estefania y brooke shields

Eso, cuando la princesa era joven. Porque ahora ha cambiado un pelín. Estefanía se ha enganchado a la cabina de rayos uva y a las proteínas para culturistas y luce que ni Ana Mato recién llegada de sus vacaciones en Oropesa de Mar:

Estefania de Monaco hombruna

Con la historia de la princesa putón rebelde queda inaugurada esta sección. No seáis tímidos y pedidnos más historias reales que son más estrambóticas que un guión de Almodóvar y las contaremos aquí.

Advertisements

Responses

  1. La historia de su hermana es muy de dramón de antena 3 por la tarde, la verdad.
    La pobre siendo la mujer perfecta y se le muere un marido, el otro le sale borrachuzo…

  2. Se te ha olvidado comentar que al mismo tiempo que cantaba se hizo también diseñadora de bañadores, que es en Mónaco lo que en España hacerse escultor de rotondas. Y que el acróbata portugués acabó en Gran Hermano Vip y volvió loca del chichi a Chayo Mohedano. ¡Qué maravillosa historia de amugfú a tropocientas bandas!

    ¿Para cuando la tivimuvi alemana de los sábados sobre Falete? Porque su historia también se merece una, oiga…

  3. Carolina también se merece una tv movie, porque además el borrachuzo estaba casado con su mejor amiga, ¡cágate lorito!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: