Posted by: Mahma Ratxa | April 16, 2013

La tv Movie Alemana De Éste Sábado: “Falete también llora”

Tarde de sábado: sofá, mantita, chocolate y tv movie alemana. Un clásico.

Hoy, con todos ustedes, “Falete también llora”.

falete

Aquí Falete llorando con sentimiento, pero contenido.

Sevilla, 1995. Rafael Ojeda Rojas debuta a los 17 años cantando para La Chunga. Padrinos no le faltan, oiga, pero eso nos da igual. Lo que nos interesa y lo que va a ser el grueso de la tv movie alemana de hoy es lo que vendrá después. Ésto solo era para presentar al personaje y tal. Y presentado está. Solo nos falta añadir que, aunque no se diga en voz alta y la gente haga como que no se da cuenta, lo que llama la atención de Falete no es su chorro de voz, si no su pinta de folklórica sobrealimentada. Que uno no tiene muy claro la primera vez que lo ve si Falete es EL o ELLA o todo lo contrario. Pero a lo que íbamos.  Falete, ese cantante atrapado en el cuerpo de una cantanta, vive una historia de amor como no hay otra igual con un noviete canijo y rubio de nombre Jose Isaac. Que hay que tener cuajo para llamar a tu hijo Jose Isaac. Y se iban a casar. Porque el amor en el mundo de la canción ligera y de la copla es lo que tiene: que es muy sentido y que llega a tu vida como una ola de fuerza desmedida, como una ola de fuego y de caricias, de espuma blanca y rumor de caracolas, y quedas prendida a su tormenta y pierdes el timón sin darte apenas cuenta.

02_galeria_portrait

Falete y Jose Isaac pidiendo hora para su boda, como una ola.

Y nada, que pidieron hora y todo como cualquier hijo de vecino para casarse y les dijeron que les tocaba para el 12 de diciembre de 2008, que qué tal. Que bien, gracias, dijeron ellos. Y tan contentos. Tan contentos hasta el 13 de octubre de ese mismo 2008. Jose Isaaca, canijillo él, mientras camina tranquilamente por la sevillana plaza de la Alfalfa se encuentra con dos malandrines que le piden dinero, navaja en mano, y que ante la negativa del indefenso muchacho deciden meterlo en un coche y llevárselo. Lo típico. Secuestro express al canto. Y digo express porque unas horas más tarde lo soltaron.  Falete, que ha sufrido lo que solo una folklórica puede sufrir cuando su hombre está en peligro (ya sea en el ruedo o en manos de unos desalmados), acompaña a su traumatizado novio a interponer una denuncia. Dramote al canto. Y con la boda ahí mismo a la vuelta de la esquina, madre mía. Total, que llegamos al punto de giro de la tv movie de hoy. Atención: el punto de giro.

th_37100punto de giro de 60

Si buscas en google “imágenes de punto de giro” te sale ésto.

Cuando la pareja solo quería ya olvidar el episodio trágico y abrazarse y ultimar los detalles del bodorrio (dónde sentamos a tu tía la plasta, de qué color van las flores, quién de los dos lleva el velo…) ocurre algo que va a trastocar todos los planes. Tachán Chán. Jose Isaac es detenido por simulación de secuestro. Cágate lorito. La policía, que no es tonta, no se ha creido la historieta de “iba yo tan tranquilito y llegaron unos malos…”. Falete sí. Falete sí se la ha creido y ha declarado en varios medios que los malos merecen morir por lo que han hecho. Qué visceral. Pero volvamos, que me lío. Que la policía, que no es tonta, se ha dado cuenta de que el canijo ha dicho cosas que no eran muy creibles y que al final pues que no, que confiesa que se lo ha inventado. Y empieza a salir mierda que da gusto verlo: que si me fui de farra y me daba cosica contárselo porque se pone como un energúmeno, que si soy politoxicómano y la paga no me da pa mis cosas, que si Falete me maltrata y me hace vudú, que si ha sido un montaje de Falete y su representante para conseguir publicidad de cara a su nuevo disco, que si soy heterosexual porque el que da no es maricón si no el que recibe… Vamos, un sin dios. Y se suspende la boda, claro. Con lo precioso que habría sido aquello.

bodafalete

La preciosísima boda que nos perdimos.

Aquí comienza el periplo demencial de Jose Isaac y Falete de programa en programa contando sus miserias y acusándose de aprovecharse el uno del otro y el otro del uno. Que lo mismo da que da lo mismo. Hasta que aparece Antonio, el nuevo novio de Falete. Fli-pa-lo. Antonio es cachas y es go-go. Y además, es el ex de un ex-miss. El mundo de los ex y de las misses es que es muy pequeño. Y como una caja de hamsters: todos han estado con todos. El caso es que los dos pasean su amor, muy creíble, por cierto, y a él se le llena la boca diciendo que nunca le habían gustado los hombres hasta que conoció a Falete. Claro, con ese tipo, esa cara, esa gracia… Al final, la relación se rompe. No nos lo esperábamos. Y Antonio entonces empieza su ronda de plató en plató contando que todo había sido un montaje, que Falete le prometió mover sus fotos y su currículum por ahí y que lo iba a hacer famoso y que, al loro, el verdadero amor de Falete es un hombre conocido y casado y con hijos. Y que a él solo le van las mujeres y que ésto fue por interés. Falete dice que no, él que sí, Falete que no, él que sí… Así que la madre de Falete, atentos, decide ir a un programa del corazón cuyo nombre ahora no recuerdo pero que da lo mismo porqeu todos son iguales, a decir que era todo verdad y que ella tiene pruebas porque los grabó zumbando un día. ¡¡Por favooooooor!! ¿Qué hace una madre grabando a su hijo jincando con otro? Es más… ¿Qué hace la madre de Falete grabando a Falete haciendo guarreridas españolas? Aquí ya los guionistas de la tv movie alemana de los sábados de hoy se hicieron la picha un lío, ya no sabían como acabar y decidieron dejarlo en alto. Con la madre diciendo que ella los ha visto practicando sexo del chachi. Así, si ven que la cosa funciona, pues sacarán la segunda peli y en semana santa pueden programarlas juntas y hacer una Maratón Falete. Si es que alguien tiene estómago…

Advertisements

Responses

  1. Jodó, y yo que creía que lo de verle haciendo la sirenita el otro día haciendo zapping era muy loco…

  2. Un reality 24 horas para Falete ya. Yo quiero verle sin maquillar. Es una perversión que tengo.

  3. Carabiru… TODO lo que contamos es absolutamente cierto. Aunque parezca mentira (me pongo colorada cuando me miras).

    Pepita… Eso, más que una perversión, roza la patología.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: